A ese amor que llegó cuando no lo pedía pero más necesitaba…

Siempre estuviste ahí… miro hacia atrás y en cualquier paso que dí tu luz me acompañaba, pero sabes… a veces somos muy ciegos.
Aún recuerdo las primeras veces que te encontraba en esa combi y mi desesperación por llegar a la misma hora que tú, para poder verte 10 minutos diarios, no confiaba mucho en mi, ahora pensándolo bien era incapaz de darte mi pasaje jajaja pero en ese tiempo nuestros destinos aún no debían de cruzarse, sin embargo debían juntarse, te he comentado que has llegado con un propósito a mi vida, y para ser sincera, creo que también debo de cumplir alguno en tu vida. Me has asombrado, me has cautivado, me estas cambiando! me estas amando y no cualquiera ama a un “tigre con demasiadas manchas” me aceptas y me renuevas, ¡Que hice bien? Para que un sanador como tu llegara a mi vida, porque dejame decirte que eso eres, una persona que cura, que transforma, cautiva, tomas todas las piezas rotas y las restauras, tu luz es tan grande que el día que la descubras nunca volverías a dudar de ti.
Sigo sin explicarme del todo porque me buscas con anhelo de encontrarme, yo creo que te quedas por que sabes bien que soy, aunque yo me pierda me lo recuerdas y regreso, y amor eso no hace cualquiera, das sentido de pertenencia y realidad, son cortos mis fragmentos pero son conscientes, y sobre todo por que seguimos en esa búsqueda de tu amor y mi amor… te quiero y sobre todo gracias por volver…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s